CONFERENCIA TITULADA “EL NEGOCIO DEL SEXO: PROBLEMAS ACTUALES”

Hola a todos:  Os dejo en mi blog el contenido de la conferencia  sobre el negocio del sexo que pronuncié en la Semana Cultural del Centro Cívico del Distrito Universidad.

” Dentro del concepto negocio del sexo se incluye toda una “industria” que gira en torno a la sexualidad y el sexo, en la que participan distintos tipos de “trabajadores”, aquellos que realizan trabajos sexuales, bien sera participando en actos sexuales directos, bien aquellos que los promueven de forma tácita o explicita como los trabajadores de líneas eróticas, bailarin@s desnudos o personas que se masturban sin ser tocados, la industria del cine porno, o el ciberporno (videos,webcam, chats…) y aquellos trabajadores que sin participar en actos sexuales, son imprescindibles para que funcionen los servicos (dependientes de sexshop, camareros, guardianes, porteros, cajeros, etc…).

Sin duda este negocio, posiblemente uno de los más antiguos de la historia de la humanidad, es un negocio lucrativo, de hecho en 2005 se hablaba de que la prostitución movia en torno a 12.000 millones de dolares/año, cifra que fue superior en 2009, con cifras de 18.000 millones de euros/año, lo que supone unos 50 millones de euros/día. Y aunque lo dueños del negocio se quejan de los efectos de la crisis, y hablan de caídas del 40% de la facturación en clubs y locales de alterne que combaten con promociones tipo “pague cuatro y disfrute cinco”, la verdad es que el negocio sigue moviendo importantes cantidades de dinero.

En la actualidad el debate sobre la prostitución esta en la calle, por lo que he considerado interesante aclarar de que estamos hablando, es decir  ¿qué es? , el origen de la terminologia, o incluso como se ha visto la protitución a lo largo de la historia.

El termino prostitución deriva del término latino prostituere, que significa exhibirse para la venta, de ahí que se entienda como prostitución el hecho de mantener relaciones sexuales a cambio de dinero.

Esta actividad puede ser ejercida por mujeres, a las que se conoce con distintos nombres: puta, meretriz, cortesana, dama de compañía, cuero (Republica dominicana), fufurufas (colombia), loba -originalmente lupas­, lo que viene del rito producido en honor del dios Fauno Luperco, y de ahí el nombres de las que ejercian la prostitución con los luperci– tambien de este término deriva el de lupanar; o por varones, a los que se conoce como prostituto, chulo, chapero (prostituto gay joven), gigoló, chichifo…

A lo largo de la historia el tratamiento y la valoración de la prostitución ha sido muy diverso, pudiendo por ello hablar de curiosidades historicas como las referidas en el mundo antiguo, cuando por ejemplo en Babilonia todas las mujeres tenian al obligación de , al menos una vez en la vida, acudir al Santuario de Militta (la Afrodita griega) para practicar sexo con un extranjero como muestra de hospitalidad, a cambio de un pago simbólico; o  la historia biblica de Judáh y Tamar (Tamar la nuera viuda de Judah pretendía engañarle para quedar embarazada fingiendo que era una prostituta) que muestra la prostitución en la sociedad judía, en la que la prostituta ejerce su oficio al lado de una carretera, donde se cubre la cara, lo que significa que esa disponible, y exige como pago un cordero, lo que representa un precio bastante elevado en una sociedad cuya economía se basa en el pastoreo; o la fundación del primer burdel de Atenas en el siglo VI a. C por Solón, y con cuyos beneficios se mandó construir un templo dedicado a Aprodites Pandemo, la patrona del negocio, o el hehco de que en la antigua Roma, la prostitución era habitual en la mujeres, que ademas recibian diferentes nombres -cuadrantarias, feladoras, etc…- según su status.

En la Edad Media, los burdeles eran regentados por los propios municipios, y no es hasta el Siglo XVIII cuando empiezan a plantearse, con poco éxito, las prohibiciones. De hecho en EE.UU la prostitución fue declarada ilegal entre 1910 y 1915, o en los paises comunistas se decia que la prostitución no existia dentro de sus fronteras.

Especialmente curiosas son las relaciones con la prostitución de algunos personajes históricos como Julio Cesar, del que se cuenta su bisexualidad y que algunos escritos describen como un putero, siendo famosa las habladurias que corrian por las calles de Roma sobre su persona y que los describina como “el hombre de todas las mujeres y la mujer de todos los hombres”; Tiberio, un consumado voyeur; Agripina la menor hermana de Caligula, que fue prostituida por este además de mantener con ella una relación incestuosa; Mesalina, la tercera esposa de Claudio, que era ninfomana; Maria Magdalena, que segun la tradición católica ejercía como prostituta y a la que la copla popular española le dedico una “ y si yo mucho pequé/ mas pecó la Magdalena/ y luego la hicieron santa/cuando vieron que era buena; Enrique VI de Inglaterra del que cuentan que hastiado de su esposa buscaba habitualmente placer en otras compañías lo que preocupaba a su confesor, por lo que lo conminó a dejar de visitar otros lechos conyugales para darle la absolución; ante esta situación el Rey no dijo nada pero decido invitar a comer a diario a su profesor ordenando al cocinero que le sirviera todos los días perdiz que era su plato preferido; al cabo de un mes el sacerdote le mostró su cansancio al monarca quien sonriendo le dijo “ahora veis, reverendo padre, lo que me sucede a mi con la reina” ; Luis XIII a quien el cardenal Richelieu le conseguía amantes y Luis XIV, el Rey sol, que se las buscaba el mismo por la corte, agasajándola con toda clase de regalos; Schubert, un músico birllante, amante de tabernas y prostíbulos, que al ser poco agraciado físicamente  buscaba compañía de prostitutas al no tener éxito en el amor…. Y tanto otros.

En la actualidad y en relación con el tema pdoemos decir que se rige por la leyes del mercado, y que hay oferta porque hay demanda, por tanto lo lógico para abordar el tema es que nos preguntemos  ¿Quien compra sexo y por qué? y  ¿Quién vende sexo y por qué?.

¿Quien compra sexo y por qué?. Para responder a esta pregunta hay que tener claro que según datos de la  CATW (Coalición Internacional contra el tráfico de mujeres) un 70% de los hombres declaran haber demandado en algún momento de su vida servicios sexuales, y en España un 26% de hombres entre 18 y 49 años acuden regularmente a la prostitución.  De ahí que el perfil del demandante sea el de un hombre joven  que puede agruparse en alguna de las tres categorías: a) hombres que viven una relación estable y que buscan algo distinto, hombres a los que la compra de sexo les proporciona una diversión sin necesidad de contrapartida; b) hombres que experimentan problemas en su relación con las mujeres, en definitiva que no pueden conseguir relaciones de otra forma, por timidez, disfunciones físicas o mentales, falta de personalidad, etc;  y c) hombres que expresan la sexualidad de forma violenta, hombres aferrados al modelo tradicional de dominación y subordinación, o aquellos que ven en el sexo otra forma de consumo y cuya sexualidad esta dominada por la pornografía y la violencia.

¿Quién vende sexo y por qué?. En este caso las estadísticas demuestran que pese al aumento de la prostitución ejercida por hombres  y transexuales, la prostitución es un fenómeno fundamentalmente femenino. En cifras la prostitución masculina representa entre un 5 y un 20% del negocio del sexo, mientras que la femenina representa entre un 80 y un 95% .

Además en la mayoría de los casos son personas que viven en ambientes con problemas diversos: analfabetismo, malos tratos, drogodependencias, pobreza, problemas familiares (rechazo, rupturas), maternidad adolescente y actualmente la emigración, de hecho en España el 87% de las prostitutas son mujeres inmigrantes procedentes de America latina, Africa Subsahariana y últimamente de países de la Europa del Este (Ucrania, Rusia, etc.).

Un dato importante es que los distintos trabajos sobre el tema se deduce que el ejercicio de la prostitución es una actividad forzosa, o dicho de otro modo solo un 5% de los casos refieren ejercerla de forma voluntaria y que no tienen la intención de dejarlo.

En cuanto a la forma en que se ejerce la prostitución podemos distinguir entre las más antiguas y conocidas como la prostitución callejera (representa el 6,5% de los casos) o la ejercida en clubs de alterne, bares y hoteles de carretera (15% de los casos), hasta formas más actuales como las ejercidas en pisos de contactos (7,5% de los casos), salones de sauna y masajes (11% de los casos),  o más “ocultas” como el caso de las Escort, call-girl o “señoritas de compañía” que suelen ser chicas de nivel cultural alto y buena presencia que prestan su compañía a hombres de alto nivel social, y cuya incidencia es difícil de valorar.

Tambien una forma moderna de prostitución es la ligada al turismo sexual, una practica ofertada por las propias agencias turísticas de países del Tercer Mundo que ofrecen servicios sexuales con mujeres jóvenes, y a la que suelen acudir hombres de cierto nivel adquisitivo que buscan encuentros sexuales diferentes al de sus países de origen, una práctica que en algunos caso puede estar ligada a la prostitución infantil.

Por último haremos referencia a un nuevo fenómeno, que  ha empezado a crecer con fuerza en Japón, que es el de las citas de ayuda económica” o enjo kosai, que se trata de adolescentes entre 15 y 18 años que contactan con hombres mayores a través de un servicio de búsqueda, operado por generalmente por proxenetas,  para mantener una cita, que no siempre termina en relaciones sexuales, pero por la que cobran entre 20 y 40 yenes (150-250 euros) y que destinan a la compra de ropa, accesorios de marca o cosméticos.

Una figura íntimamente relacionada con la prostitución es la del proxeneta, es decir la de la persona que vive de las ganancias de una prostituta, y que incluye desde el proxeneta callejero (chulo) a las bandas y redes internacionales realizando el  papel de  captador de nuevas mujeres y de mediador en las relaciones entre prostituta y cliente.

En España al proxeneta callejero, al chulo, era un personaje popular, reconocido y aceptado, que incluso tiene su espacio en la Zarzuela “Las Leandras” con el conocido El Pichi, cuya letra recoge por una parte la aceptación social y por otra la legitimación de su conducta:

PICHI! Es el chulo que castiga / del Portillo a la Arganzuela / porque no hay una chicuela/ que no quiera ser amiga /de un seguro ser servidor.

¡PICHI! Pero yo que me administro / cuando alguna se me cuela /como no suelte la tela / dos morrás la suministro, que atizando la candela /yo soy un flagelador….

¡PICHI! No repara en sacrificios, las educo y estructuro / y  las saco luego un duro / pa gastarmelo en mis vicios / y quedar como un señor…….

La respuesta de los países ante la prostitución es muy variable, y asi desde una perspectiva sociojuridica podemos agruparlos en 3 categorias: a) Paises prohibicionistas, parte de la idea de la necesidad de que el Estado se implique en la solución de un problema de corrupción y vicio mercantilizada, prohibiendo y sancionando a  todas y cada una de las partes que intervienen en el negocio (protitut@¸proxenenta y cliente), aunque hoy en día esta posición es más teorica que real ya que ningún país lo ejerce asi, el caso más próximo seria el de Suecia; b) países abolicionistas, que reconocen su existencia y luchan por su erradicación, penalizando la compra de servicios sexuales (castigan al proxeneta y al cliente)  y despenalizando la venta (la persona que se prostituye es considerada víctima), lo que se hace en EE.UU,la mayoría de paises musulmanes, excepto Turquia, Senegal, Blangladesh); y c) países reglamentistas, que ven la prostitución como un hecho inevitable y por tanto cuya existencia debe ser aceptada por la sociedad y la actividad regulada y legalizada por el Estado. Es la situación de países como Alemania, Suiza, Grecia, Belgica, Holanda, Letonia, Hungria. 

Tanto el abolicionismo como el reglamentismo tienen inconvenientes, ya que tolerar sin regular supone “hacer ojos ciegos y oídos sordos al problema”, conlleva realizar la actividad en la marginación, sin el reconocimiento de los derechos de cualquier trabajador (seguridad social, asistencia sanitaria, etc) es decir sin estar dentro del sistema, y además favorece la generación de gran cantidad de dinero negro, con la consiguiente vulnerabilidad de las personas que se prostituyen frente a los que explotan el negocio, ya que ante cualquier conflicto no pueden acudir en amparo de los tribunales de lo social. Pero reglamentar la actividad supone reconocer que la prostitución es una profesión, y por tanto es dar por buena una actividad degrandante para la mujer o el hombre que la ejerce. Se ha observado que en los países donde la prostitución es regulada legalmente se ha producido un aumento importante de todos los aspectos de la industria del sexo: aumento de la prostitución infantil, aumento del tráfico de mujeres y niñas extranjeras, aumento de la violencia contra las mujeres y aumento en la asociación con el crimen organizado en la industria del sexo.

De hecho desde la CATW se dan hasta 10 razones para rechazar la legalización, que son porque:

•         Es un regalo para los proxenetas, traficantes y la industria del sexo.

•         Promueve el tráfico sexual

•         Aumenta la industria del sexo. La expande

•         Aumenta la prostitución ilegal, clandestina y callejera

•         Promueve la prostitución infantil

•         No protege a las mujeres de los abusos y violencia

•         Aumenta la demanda de prostitución

•         No mejora la salud de las mujeres

•         No aumenta la posibilidad de elección de las mujeres

•         Las mujeres que estan dentro de la prostitución no quieren que se legalice la industria del sexo.

La posición de España con respecto a la prostitución no es ni reglamentista, ni claramente abolicionista, de hecho la única regulación es la establecida en el Código Penal (artículos 187, 188 y 189) que castiga dos tipos de conductas: 1) favorecer la prostitución de personas menores y de incapaces, en todo caso, y de cualquier persona, menor o adulta, capaz o incapaz cuando media violencia, intimidación, engaño, abuso de superioridad, necesidad o vulnerabilidad de la víctima. 2) el proxenetismo, es decir se castiga a quien se beneficia de las ganancias  de la persona que se prostituye.

Es cierto que por vía de las Ordenanzas municipales se ha intentado regular la actividad en las calles de la ciudad (ciudades como Madrid, Granada, Sevilla han aprobado ordenanzas que prohíben la venta de servicios sexuales en la vía publica), si bien los resultados han sido más bien escasos.

Ante esta situación podemos decir que los problemas de la prostitución en España son de 3 tipos:

1.- Los derivados de la indefinición del enfoque sociojuridico, en el que como hemos visto prima la hipocresía, penalizando determinadas conductas pero haciendo ojos ciego y oídos sordos al problema.

2.- Los problemas de seguridad, al estar la actividad vinculada a determinados delitos: Delitos contra la vida  y la integridad: las prostitutas tienen un riesgo un 40% mayor  de morir asesinadas. Delitos contra la libertad: secuestro, tráfico de personas y Delitos contra la libertad sexual (violación, abusos y agresiones sexuales).

3.- Los problemas de salud, relacionados con el contagio de enfermedades de trasnmisión sexual, Sida, etc…

Y ¿Cuáles son las soluciones?

Somos conscientes de que el tema no es fácil, que muchas  han sido las propuestas y escasos los resultados, pero quizá el futuro deba encaminarse a:

– realizar campañas dirigidas a disminuir la demanda, concienciando a los ciudadanos del cáracter degradante del oficio, de la clandestinidad y estigmatización social que rodea la actividad.

–  destinar más recursos a la atención, protección e inserción social de las mujeres y hombres prostituidos, elaborando planes que incluyan una atención integral (ayudas económicas, profesionales, psicológicas, etc..).

– Recomendar a los medios de comunicación la renuncia a los beneficios obtenidos de la publicidad del comercio sexual y de los anuncios de contactos.

– Estudiar la posibilidad de adoptar sancionadoras (multas) dirigidas a los clientes. Algo muy difícil cuando la actividad se realiza en locales que tienen licencia de actividad o en pisos particulares, con lo cual sólo seria una medida válida para la prostitución callejera, la más condenada socialmente, pero no la más frecuente ni la que más abusos genera.

– Actuar con mayor contundencia sobre aquellos que inducen, favorecen, procuran y facilitan el ejercicio de la prostitución.

Sabemos que lo dicho no resuelve el problema, pero quizá esta exposición sirva para la reflexión sobre  una actividad que no solo es el oficio más antiguo del mundo sino la forma de violencia más antigua, y termino recogiendo la conclusión extraida de la entrevista realizada por la CATW a 146 prostitutas cuando se le pregunto si la prostitución debería ser legalizada: la prostitución no es un trabajo, es una estrategia de supevivencia. Es alienante, las mujeres trabajan sufriendo, sintiéndose forzadas, llenas de remordimientos y con una identidad negativa sobre si mismas… Si pudieran dejarían el trabajo”.

Anuncios

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

El pasado martes día 8 estuve en Jaca  participando en una tertulia dónde se conmemoraba el Día Internacional de la Mujer, un día de reconocimiento de y reivindicación. Sin duda, quedan metas que alcanzar y discriminaciones que resolver. Os dejo mi intervención en la misma. Besos

INTERVENCIÓN:

PAPEL DE LA MUJER EN LA SOCIEDAD DEL SIGLO XXI  

Como cada 8 de marzo hoy conmemoramos el día internacional de la mujer.

Es un día de conmemoración y reivindicación, pero también de reconocimiento a nuestras antecesoras que tanto lucharon por el reconocimiento de los derechos de las mujeres.

Conmemoración porque recordamos la lucha a lo largo de la historia  de unas mujeres valientes, anónimas –la mayoría- y mas conocidas otras, a las que debemos en buena medida la situación actual de la mujer en la sociedad.

Mucho se discute del origen de la celebración el 8 de marzo como día internacional de la mujer. Lo que si esta claro, es que el movimiento en pro de los derechos de la mujer no surge en el siglo XIX o XX, sino que ya había antecedentes anteriores, pero no es hasta el siglo XX cuando se logran avances significativos.

Algunos colocan el origen en 1857  en un frío día de invierno en el que las mujeres , obreras mayoritarias de una fabrica textil, se echan a la calle para reclamar sus derechos y son atacadas por la policía.

Otros en 1908 , un 8 de marzo en el que mas de 15.000 obreras se manifestaron gritando “pan y rosas”, como lema para reivindicar salario digno y mejorar sus condiciones de vida.

Otros en el 28 de febrero de 1909, cuando 140 mujeres murieron quemadas en la fabrica donde trabajaban encerradas en condiciones inhumanas.

Otros en 1910 en el Congreso Internacional de mujeres socialistas, en el que se aprueba por unanimidad el establecimiento del día internacional de la mujer trabajadora como método de lucha por la causa de la mujer.

Otros dicen que el origen esta en el día 8 de marzo de 1917 cuando en Rusia, como consecuencia de la escasez de alimentos, las mujeres se amotinaron, y que supuso  el comienzo de la revolución rusa.

Lo que si sabemos  con certeza  es que en Europa el primer Dia Internacional de la mujer tuvo lugar el 19 de marzo de 1911, con un primer encuentro en el que participaron mas de un millón de mujeres, ansiosa de hacer saber al mundo sus reivindicaciones:

El derecho a voto

El derecho a la ocupación de cargos públicos

El derecho a la formación profesional

El derecho al trabajo y a la no discriminación por el mero hecho de ser mujer.

Ser mujer es un hecho biológico, pero también un concepto social que liga la cuestión biológica a un papel –ROL- en la sociedad.

Tradicionalmente este rol ha sido la reproducción y el cuidado de la familia y del hogar, lo que nos relegaba a una posición social inferior a la del hombre, encargado del sustento de la familia , en una distinción tradicional de   hombre para cultura y mujer para  Natura .

En el Siglo XX las mujeres empiezan a cansarse de las restricciones, de los estereotipos rígidos y genéricos , y empieza la lucha por sus derechos.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  

Sin duda el siglo XX ha sido el de la revolución de las mujeres,  el de la emancipación de la mujer. Ello nos ha llevado a un nuevo orden sociocultural que ha permitido a la mujer votar, estudiar, trabajar, pensar, opinar, expresarse, decidir su destino, amar, disfrutar de su sexualidad, tomar decisiones acerca de su vida y entorno…..en definitiva igualar sus derechos a los derecho del hombre con iguales responsabilidades y obligaciones.

Unos logros que nuestras antepasadas consiguieron con sangre, sudor y lagrimas, y que hoy demos reconocer. Unos logros en los que tuvo mucho que ver el movimiento feminista, que por mucho que hoy este alejado de mi ideología, no puedo obviar, pues es cierto que sin ellas, las primera feministas, hoy las cosas serian muy distintas.

Y digo esto porque, primero, me siento muy satisfecha de ser mujer, y no quiero ser como los hombres. Defiendo que soy femenina y no feminista, y reconozco las diferencias biológicas igual que defiendo la igualdad de derechos (participo de la idea de la igualdad en la diferencia). Pero también porque me gustan los hombres, huyo del feminismo revanchista que busca un mundo liderado por mujeres con exclusión de los hombres, y defiendo la complementaridad de sexos.

Es innegable que el reconocimiento de los derechos de las mujeres han supuesto  importantes  cambios socioculturales, cambios   que han permitido que la mujer desarrolle su personalidad; que han conllevado transformaciones psicológicas para pasar de mujer sumisa, obediente y dependiente a libre, independiente y autónoma; que han supuesto que las mujeres hayan luchado ( y lo sigan haciendo) para encontrar un equilibrio entre su vida personal (feminidad, fecundidad, vida familiar) y su vida laboral y/o profesional.

En un libro de la periodista Carmen Garcia Ribas titulado “Miedo a ser. Las imposturas de la feminidad” dice que para las mujeres de todas las culturas el mensaje recibido siempre fue el de que para ser amadas por un hombre y aceptadas en un grupo debían ser humildes, recatadas e invisibles, y esta creencia esta tan integrada en el ancestro femenino que una se siente intrusa cuando tiene éxito profesional, es como si ocupara un sillón que no le corresponde y del que la echaran.

Este modelo mental de sumisión femenina nos empuja a nos destacar profesionalmente,  a no valorarnos, a ser buenas y a complacer siempre.

Por eso si en el siglo XX las mujeres lucharon para cambiar el mundo de afuera para mejorar el de adentro, las mujeres del siglo XXI debemos emprender la revolución interior, la de nuestra propia autoliberación, lo que  supone  liberarse del miedo a ser rechazada, a no ser querida, para  llegar a ser sin miedo… supone liberarnos de las culpas, supone que la mujer profesional supere el perfil que la define, según Garcia Ribas, como una persona que tiene abiertos frentes en todas partes, desconsoladas por no gustar a sus madres, preocupadas por los hijos tenidos o no, desautorizadas por no tener el cuerpo de los anuncios publicitarios, que salen a la calle cada día aturdidas por el peso de los estereotipos que les mandan mensajes de insuficiencia y culpa.

Todo ello conforma unos condicionantes femeninos que hace que muchas empresas desperdicien el talento de mujeres preparadas, de gran experiencia profesional, pero que se quedan supeditadas a sus compañeros por creerse no merecedoras de puestos mejores.

En definitiva, la revolución femenina del siglo XXI es la toma de conciencia por parte de las mujeres de nuestros derechos, es la liberación de las nuevas formas de explotación y de sumisión de genero “socialmente aceptables”, que van desde exigencias laborales injustas y las exigencias estéticas hasta la necesidad de perfección en todo y que lleva a convertirnos en autenticas superwoman.

Son muchos los avances obtenidos por las mujeres, pero son tambien muchas las metas por alcanzar y las discriminaciones por resolver.

Metas por alcanzar, como la igualdad real. No podemos olvidar la feminización de la pobreza, que va pareja con la exigencia de un trabajo y una vida mejor, o la lucha por el poder en la empresa/sociedad que va pareja con la insatisfacción por las condiciones laborales y con la imposibilidad de conciliar vida laboral y familiar. De hecho las mujeres no somos menos competitivas, no estamos menos cualificadas, sino que somos distintas, y por lo que sea –tradición, educación o rol- la vida familiar y la afectividad siguen siendo importantes en nuestra escala de valores….y a veces esto se convierte en un techo dificil de romper, y se traduce en una imposibilidad de progresar laboral o socialmente.

Discriminaciones por resolver, como las laborales que condenan a la mayoria de las mujeres a peores trabajos, a salarios mas bajos y a menos posibilidades de promoción. El mobbing maternal, y como no la violencia intrafamiliar, esta lacra que no se resuelve con leyes, y que solo superaremos desde la educación en igualdad.

La cuestión es ¿Dónde estamos hoy las mujeres?, ¿Cómo nos va en la vida cotidiana?

Las mujeres del siglo XXI hemos asumido poder en todos los ámbitos de la vida: en casa, en el trabajo, en la política, en la sociedad, con el compromiso, la carga y la exigencia que ello conlleva.

Pero no es menos cierto que las mujeres vivimos en una especia de dicotomi, o como dice Garcia Ribas, en una curiosa mezcla entre el valor de Escarlata O´Hara y la fragilidad de Melania en una misma persona, llena de atributos  que le darian  poder, pero que orientan su vida hacia la sumisión para obtenerla mirada de un hombre que ya no las mira, porque estamos compartiendo el mismo territorio, y eso Sras nos convierte en rivales.

El Siglo XXI debe ser el de las mujeres porque toamremos conciencia de nuestra situación, porque  conseguiremos que los derechos se conviertan en hechos.

Si  las mujeres del XX se revelaron buscando libertad  e igualdad, y decian aquello de:

Vivo buscando la libertad que me quitaron al nacer

Vivo buscando la igualdad que nunca conoci

Vivo amando y caminando

Vivo ….de vivir

La mujeres del siglo XXI debemos ser capaces de no renunciar a nuestro papel como mujeres: dar la vida y el amor para mantener el equilibrio necesario en la sociedad y el hogar, al tiempo que demostramos todo lo que podemos aportar a la humanidad trabajando codo a codo con el hombre, y no en la oposición sino en la armonía de contrarios, desarrollando nuestras cualidades innatas de genero, diferentes pero complementarias, como dos manos que se juntan.

Debemos estar orgullosas de ser mujeres, lo que supone huir tanto del feminismo fanatico  como del machismo vejatorio, lo que nos obliga a impedir :

-la manipulación revanchista que impera bajo la denominada “guerra de sexos”, de la imperiosa necesidad de demostrar que somos mejores que los hombres, cayendo en perfeccionismos que perturban y que demuestran nuestro complejo de inferioridad y falta de autoestima, asi como una culpabilidad impuesta por una sociedad que ha querido impedir nuestra hegemonía durante siglos ,

 – la discriminación positiva con la que tratan de engañarnos revestida de la paridad y que olvida el merito y la capacidad. Es bien conocido como dice J.M de la Prada que la misión de la propaganda consiste en amordazar los mecanismos reflexivos de la inteligencia, sustituyéndolos por un conglomerado de emociones automaticas y adhesiones lacayunas.

Y apostar por cambiar la educación, dar cultura y recuperar los valores perdidos, insistiendo en desarraigar del mundo la ignorancia, que es el pero mal como decía Buda.

Hemos conseguido mucho, han cambiado muchas cosas, pero queda mucho por conseguir, muchos retos pendientes, porque no podemos olvidar que si las mujeres somos mas del 50% de la población mundial, la verdadera igualdad se alcanzara cuando las mujeres consigamos ocupar la mitad de la tierra, la mitad del cielo y la mitad del poder.