DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

El pasado martes día 8 estuve en Jaca  participando en una tertulia dónde se conmemoraba el Día Internacional de la Mujer, un día de reconocimiento de y reivindicación. Sin duda, quedan metas que alcanzar y discriminaciones que resolver. Os dejo mi intervención en la misma. Besos

INTERVENCIÓN:

PAPEL DE LA MUJER EN LA SOCIEDAD DEL SIGLO XXI  

Como cada 8 de marzo hoy conmemoramos el día internacional de la mujer.

Es un día de conmemoración y reivindicación, pero también de reconocimiento a nuestras antecesoras que tanto lucharon por el reconocimiento de los derechos de las mujeres.

Conmemoración porque recordamos la lucha a lo largo de la historia  de unas mujeres valientes, anónimas –la mayoría- y mas conocidas otras, a las que debemos en buena medida la situación actual de la mujer en la sociedad.

Mucho se discute del origen de la celebración el 8 de marzo como día internacional de la mujer. Lo que si esta claro, es que el movimiento en pro de los derechos de la mujer no surge en el siglo XIX o XX, sino que ya había antecedentes anteriores, pero no es hasta el siglo XX cuando se logran avances significativos.

Algunos colocan el origen en 1857  en un frío día de invierno en el que las mujeres , obreras mayoritarias de una fabrica textil, se echan a la calle para reclamar sus derechos y son atacadas por la policía.

Otros en 1908 , un 8 de marzo en el que mas de 15.000 obreras se manifestaron gritando “pan y rosas”, como lema para reivindicar salario digno y mejorar sus condiciones de vida.

Otros en el 28 de febrero de 1909, cuando 140 mujeres murieron quemadas en la fabrica donde trabajaban encerradas en condiciones inhumanas.

Otros en 1910 en el Congreso Internacional de mujeres socialistas, en el que se aprueba por unanimidad el establecimiento del día internacional de la mujer trabajadora como método de lucha por la causa de la mujer.

Otros dicen que el origen esta en el día 8 de marzo de 1917 cuando en Rusia, como consecuencia de la escasez de alimentos, las mujeres se amotinaron, y que supuso  el comienzo de la revolución rusa.

Lo que si sabemos  con certeza  es que en Europa el primer Dia Internacional de la mujer tuvo lugar el 19 de marzo de 1911, con un primer encuentro en el que participaron mas de un millón de mujeres, ansiosa de hacer saber al mundo sus reivindicaciones:

El derecho a voto

El derecho a la ocupación de cargos públicos

El derecho a la formación profesional

El derecho al trabajo y a la no discriminación por el mero hecho de ser mujer.

Ser mujer es un hecho biológico, pero también un concepto social que liga la cuestión biológica a un papel –ROL- en la sociedad.

Tradicionalmente este rol ha sido la reproducción y el cuidado de la familia y del hogar, lo que nos relegaba a una posición social inferior a la del hombre, encargado del sustento de la familia , en una distinción tradicional de   hombre para cultura y mujer para  Natura .

En el Siglo XX las mujeres empiezan a cansarse de las restricciones, de los estereotipos rígidos y genéricos , y empieza la lucha por sus derechos.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  

Sin duda el siglo XX ha sido el de la revolución de las mujeres,  el de la emancipación de la mujer. Ello nos ha llevado a un nuevo orden sociocultural que ha permitido a la mujer votar, estudiar, trabajar, pensar, opinar, expresarse, decidir su destino, amar, disfrutar de su sexualidad, tomar decisiones acerca de su vida y entorno…..en definitiva igualar sus derechos a los derecho del hombre con iguales responsabilidades y obligaciones.

Unos logros que nuestras antepasadas consiguieron con sangre, sudor y lagrimas, y que hoy demos reconocer. Unos logros en los que tuvo mucho que ver el movimiento feminista, que por mucho que hoy este alejado de mi ideología, no puedo obviar, pues es cierto que sin ellas, las primera feministas, hoy las cosas serian muy distintas.

Y digo esto porque, primero, me siento muy satisfecha de ser mujer, y no quiero ser como los hombres. Defiendo que soy femenina y no feminista, y reconozco las diferencias biológicas igual que defiendo la igualdad de derechos (participo de la idea de la igualdad en la diferencia). Pero también porque me gustan los hombres, huyo del feminismo revanchista que busca un mundo liderado por mujeres con exclusión de los hombres, y defiendo la complementaridad de sexos.

Es innegable que el reconocimiento de los derechos de las mujeres han supuesto  importantes  cambios socioculturales, cambios   que han permitido que la mujer desarrolle su personalidad; que han conllevado transformaciones psicológicas para pasar de mujer sumisa, obediente y dependiente a libre, independiente y autónoma; que han supuesto que las mujeres hayan luchado ( y lo sigan haciendo) para encontrar un equilibrio entre su vida personal (feminidad, fecundidad, vida familiar) y su vida laboral y/o profesional.

En un libro de la periodista Carmen Garcia Ribas titulado “Miedo a ser. Las imposturas de la feminidad” dice que para las mujeres de todas las culturas el mensaje recibido siempre fue el de que para ser amadas por un hombre y aceptadas en un grupo debían ser humildes, recatadas e invisibles, y esta creencia esta tan integrada en el ancestro femenino que una se siente intrusa cuando tiene éxito profesional, es como si ocupara un sillón que no le corresponde y del que la echaran.

Este modelo mental de sumisión femenina nos empuja a nos destacar profesionalmente,  a no valorarnos, a ser buenas y a complacer siempre.

Por eso si en el siglo XX las mujeres lucharon para cambiar el mundo de afuera para mejorar el de adentro, las mujeres del siglo XXI debemos emprender la revolución interior, la de nuestra propia autoliberación, lo que  supone  liberarse del miedo a ser rechazada, a no ser querida, para  llegar a ser sin miedo… supone liberarnos de las culpas, supone que la mujer profesional supere el perfil que la define, según Garcia Ribas, como una persona que tiene abiertos frentes en todas partes, desconsoladas por no gustar a sus madres, preocupadas por los hijos tenidos o no, desautorizadas por no tener el cuerpo de los anuncios publicitarios, que salen a la calle cada día aturdidas por el peso de los estereotipos que les mandan mensajes de insuficiencia y culpa.

Todo ello conforma unos condicionantes femeninos que hace que muchas empresas desperdicien el talento de mujeres preparadas, de gran experiencia profesional, pero que se quedan supeditadas a sus compañeros por creerse no merecedoras de puestos mejores.

En definitiva, la revolución femenina del siglo XXI es la toma de conciencia por parte de las mujeres de nuestros derechos, es la liberación de las nuevas formas de explotación y de sumisión de genero “socialmente aceptables”, que van desde exigencias laborales injustas y las exigencias estéticas hasta la necesidad de perfección en todo y que lleva a convertirnos en autenticas superwoman.

Son muchos los avances obtenidos por las mujeres, pero son tambien muchas las metas por alcanzar y las discriminaciones por resolver.

Metas por alcanzar, como la igualdad real. No podemos olvidar la feminización de la pobreza, que va pareja con la exigencia de un trabajo y una vida mejor, o la lucha por el poder en la empresa/sociedad que va pareja con la insatisfacción por las condiciones laborales y con la imposibilidad de conciliar vida laboral y familiar. De hecho las mujeres no somos menos competitivas, no estamos menos cualificadas, sino que somos distintas, y por lo que sea –tradición, educación o rol- la vida familiar y la afectividad siguen siendo importantes en nuestra escala de valores….y a veces esto se convierte en un techo dificil de romper, y se traduce en una imposibilidad de progresar laboral o socialmente.

Discriminaciones por resolver, como las laborales que condenan a la mayoria de las mujeres a peores trabajos, a salarios mas bajos y a menos posibilidades de promoción. El mobbing maternal, y como no la violencia intrafamiliar, esta lacra que no se resuelve con leyes, y que solo superaremos desde la educación en igualdad.

La cuestión es ¿Dónde estamos hoy las mujeres?, ¿Cómo nos va en la vida cotidiana?

Las mujeres del siglo XXI hemos asumido poder en todos los ámbitos de la vida: en casa, en el trabajo, en la política, en la sociedad, con el compromiso, la carga y la exigencia que ello conlleva.

Pero no es menos cierto que las mujeres vivimos en una especia de dicotomi, o como dice Garcia Ribas, en una curiosa mezcla entre el valor de Escarlata O´Hara y la fragilidad de Melania en una misma persona, llena de atributos  que le darian  poder, pero que orientan su vida hacia la sumisión para obtenerla mirada de un hombre que ya no las mira, porque estamos compartiendo el mismo territorio, y eso Sras nos convierte en rivales.

El Siglo XXI debe ser el de las mujeres porque toamremos conciencia de nuestra situación, porque  conseguiremos que los derechos se conviertan en hechos.

Si  las mujeres del XX se revelaron buscando libertad  e igualdad, y decian aquello de:

Vivo buscando la libertad que me quitaron al nacer

Vivo buscando la igualdad que nunca conoci

Vivo amando y caminando

Vivo ….de vivir

La mujeres del siglo XXI debemos ser capaces de no renunciar a nuestro papel como mujeres: dar la vida y el amor para mantener el equilibrio necesario en la sociedad y el hogar, al tiempo que demostramos todo lo que podemos aportar a la humanidad trabajando codo a codo con el hombre, y no en la oposición sino en la armonía de contrarios, desarrollando nuestras cualidades innatas de genero, diferentes pero complementarias, como dos manos que se juntan.

Debemos estar orgullosas de ser mujeres, lo que supone huir tanto del feminismo fanatico  como del machismo vejatorio, lo que nos obliga a impedir :

-la manipulación revanchista que impera bajo la denominada “guerra de sexos”, de la imperiosa necesidad de demostrar que somos mejores que los hombres, cayendo en perfeccionismos que perturban y que demuestran nuestro complejo de inferioridad y falta de autoestima, asi como una culpabilidad impuesta por una sociedad que ha querido impedir nuestra hegemonía durante siglos ,

 – la discriminación positiva con la que tratan de engañarnos revestida de la paridad y que olvida el merito y la capacidad. Es bien conocido como dice J.M de la Prada que la misión de la propaganda consiste en amordazar los mecanismos reflexivos de la inteligencia, sustituyéndolos por un conglomerado de emociones automaticas y adhesiones lacayunas.

Y apostar por cambiar la educación, dar cultura y recuperar los valores perdidos, insistiendo en desarraigar del mundo la ignorancia, que es el pero mal como decía Buda.

Hemos conseguido mucho, han cambiado muchas cosas, pero queda mucho por conseguir, muchos retos pendientes, porque no podemos olvidar que si las mujeres somos mas del 50% de la población mundial, la verdadera igualdad se alcanzara cuando las mujeres consigamos ocupar la mitad de la tierra, la mitad del cielo y la mitad del poder.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: