Feria del Libro de Zaragoza

La 28 edición de la Feria del Libro de Zaragoza tiene con un programa cultural ambicioso. Esta feria, que está patrocinada por el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Zaragoza y organizada por COPELI (Comisión Permanente del Libro), además cuenta con la colaboración de la Asociación Aragonesa de Escritores y Capitanía. Un éxito que se ha conseguido gracias a la colaboración de muchas personas; entre todos, se ha conseguido que esta feria no pase desapercibida.

La Feria del Libro de Zaragoza se inauguró este viernes, y me alegró asistir a este encuentro que tan importante es para nuestra Comunidad, de la que tengo el honor de ser Consejera de Cultura.

Me alegró también contar con la presencia de  todas las autoridades civiles y militares, personalidades del mundo editorial y cultural, el pregonero oficial, Don José Manuel Blecua, lo que señala la especial atención concedida a esta Feria, que ocupa un lugar preferente para el Departamento de Educación, Universidad, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón.

La Plaza Aragón está siendo el escenario de la Feria del Libro de Zaragoza 2012. Estos stands se llenaran de niños, jóvenes y adultos a quienes les une un amor muy especial: los libros. La feria del libro no es solo un lugar para venir a comprar un libro, es un espacio para conversar con los autores, con los editores y, por qué no, con otros lectores.

La Feria del Libro es además el momento en el que la sociedad en su conjunto mira a quienes viven con y por las letras con mayor atención. Y no podemos dejar de aprovechar la ocasión para hacerles partícipes de la importancia del libro.

La literatura es algo más que una simple reflexión sobre la realidad o una interpretación de la realidad, en un sentido profundo, las palabras y las ideas que a través de ellas se expresan modelan la realidad y dan forma a nuestra identidad y a nuestras acciones creando así nuestro futuro.

El libro es, sin duda, el mejor instrumento para divulgar el saber, para promover la inteligencia reflexiva y el talento creador en toda su brillantez y alcance científico, técnico, humanista y literario.

En el stand de la Libreria Albareda

Quiero reafirmar, como lo hice el viernes, el compromiso del Departamento con cuantas iniciativas fomenten el libro y la lectura, como herramientas imprescindibles para la formación integral de las personas, para estimular su afán de conocimiento en libertad, y contribuir, en definitiva, al progreso, a la convivencia y al bienestar de nuestra sociedad.

Nuestra vida está hecha de libros, tejida de libros, cruzada de libros. Libros oficiales y libros de texto, libros de actas y libros de amor, libros de cuentas y cuentas de libros.

Por todo ello no me importa adquirir por un momento la ocupación de comercial de la Feria, vendedora de libro y animar a todos los zaragozanos y a todos los aragoneses que quieran y puedan acercarse hasta la Feria a que se acerquen hasta allí, a que paseen, a que pasen la mañana rodeados de libros, tocando este, hojeando aquel, admirando el otro y que no se vayan de la Feria sin comprar, al menos dos libros, uno para ellos mismos y otro para la persona a quien más quieran.

Anuncios

The Michael Kohlhaas Curtain

Por primera vez dos figuras clave del arte de nuestra época, el arquitecto Santiago Calatrava  y el pintor-escultor Frank Stella, se han unido para realizar una obra de arte sin precedentes, conocida popularmente como el toroide.

El Instituto de Arte Contemporáneo Pablo Serrano en el que nos encontrábamos ayer muestra por primera vez en España esta obra conjunta. Una nueva versión de la instalación de la que podremos disfrutar hasta el 15 de diciembre.

Se trata de una colaboración grandiosa y sublime que fusiona una de las obras monumentales de Frank Stella, un mural de 30 metros de largo y una tonelada de peso realizado en 2008, con una estructura-escultura de acero de Santiago Calatrava, diseñada con una forma atípica en arquitectura y en geometría: un toroide, una figura en armonía y equilibrio perfectos que se encuentra ya presente en la obra del arquitecto español desde sus inicios.

El toroide que podemos observar  en Zaragoza, debido a las dimensiones de la sala, se muestra ligeramente abierto por un lado para que los visitantes puedan acceder  al interior de la obra, encontrándose en un refugio arquitectónico. La instalación pretende convertirse en una compleja y mágica experiencia espacial para los espectadores.

Tenemos que agradecer a la comisaria de la exposición, Cristina Carrillo de Albornoz, que propusiera que este trabajo fuera expuesto en Zaragoza, en este museo, después de que se hiciera en la Nueva Galería Nacional de Berlín el año pasado. Su dilatada trayectoria como escritora, crítica de arte y por supuesto comisaria, ha hecho que podamos disfrutar hoy de esta obra sin precedentes en España; siendo para nosotros un honor poder contar con su participación en esta exposición.

Esta exposición es un proyecto que nace de la vocación internacional con la que nació este museo y a la que su directora, Marisa Cancela, y todo su equipo, no quiere renunciar, y que cuenta que con todo nuestro apoyo.

La colaboración conjunta y la sinergia de los profesionales de este museo y del Departamento de Educación, Universidad, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, sobre todo a través de la figura de Javier Callizo, Director General de Patrimonio Cultural, hacen posibles que este museo esté activo, tenga vida y exposiciones permanentemente.

Esta exposición es una oportunidad para que los dos artistas, Stella y Calatrava, que comparten una pasión por transgredir los límites e ir más allá, corroboren que la eliminación de las barreras entre diferentes disciplinas del arte puede crear una perspectiva artística única.

Ésta es también una historia de la influencia recíproca entre la pintura, la arquitectura y entre dos artistas que se admiran. Ambos muestran gran interés por el movimiento y la austeridad en la obra de arte, fusionan maravillosamente el barroco y el minimalismo y son muchos los puntos que comparten más allá de su amor por Roma, por Picasso o por los puentes. De hecho la obra de ambos transciende las fronteras entre pintura, escultura y arquitectura.

Desde el Gobierno de Aragón defendemos una cultura abierta, libre de dirigismos y tutelas públicas o partidarias. Las Administraciones Públicas tienen la obligación de remover los obstáculos para que la cultura fluya, y de contribuir a su divulgación. La cultura es una fuerza motriz para el cambio, como fuerza tiene esta obra. Y en este sentido, queremos que lo sea para el cambio que deseamos que experimente Aragón. Queremos que Aragón dé un salto cualitativo, llegando a convertirse en un referente cultural en España, y en el que la formación y el patrimonio sean una referencia para los demás.

Impulsar este Instituto de Arte y Cultura Contemporáneos como un espacio vivo de información, exposición y análisis de la creación de vanguardia en sus múltiples manifestaciones ha sido desde el principio de esta legislatura un compromiso que, como podemos ver, se cumple día a día.

Queremos lograr un Aragón de vanguardia, que sepa estimular su competitividad a través de las industrias ligadas a la edición literaria, al sector musical, al escénico, a la actividad audiovisual, al diseño, a la arquitectura, a las Bellas Artes; es decir, que proyecte estrategias en las que la originalidad de la producción cultural conduzca a multiplicar el valor añadido de la economía y a convertirse en elementos de referencia de Aragón.

Invito a todo el mundo a visitar la pieza que surgió como resultado de la colaboración entre Stella y Caltrava. Verán una obra única que envuelve con un colorido vibrante una obra sin marco, sin principio ni fin. Pero lo sorprendente es que la poderosa estructura de Calatrava se alza casi invisible desde el suelo.

Arte y arquitectura se combinan en esta instalación nada tradicional que, sin duda,  sorprenderá a los visitantes.

95,9% de las familias aragonesas satisfechas

El día de hoy ha sido de actividad incesante desde primera hora de la mañana, he podido inaugurar una exposición en la Catedral de Tarazona, un acto que pone de manifiesto que la colaboración y las sinergias pueden dar magníficos resultados.

Pero para muchas familias aragonesas el día de hoy era muy importante por ser una fecha clave en el proceso de escolarización; algo que yo tampoco olvido. Por eso creo que debo compartir con todos mis lectores unas cifras que han sido satisfactorias: 11.326 niños han sido admitidos en el colegio elegido en primera opción. Esto supone que el 95,9% de las familias aragonesas ha podido escolarizar a sus hijos de 3 años en el centro seleccionado en primer lugar.

Con la publicación de las listas definitivas de admitidos en primera opción podemos ver que el proceso ha sido un éxito. En la provincia de Teruel han obtenido plaza en su primera solicitud 1.178 niños (98.2%), en Huesca 1.849 (95% de los alumnos) y en la provincia de Zaragoza 8.299 niños (94.5%).

Cifras que espero que se recuerden cuando se hable del proceso de escolarización en Aragón.

Fascinación por el arte del Sol Naciente

Resulta muy fácil, y al tiempo muy difícil decir unas palabras sobre la inauguración de una exposición sobre la Era Meiji, ese momento en el que tras siglos de espléndido aislamiento el Japón vuelve a abrirse a Occidente. Ayer, acompañada por el Embajador de Japón en España, tuve el placer de inaugurar esta exposición el Museo de Zaragoza.

Resultó muy fácil porque en Aragón hemos tenido a Don Federico Torralba para enseñarnos a conocer, valorar y querer la cultura y todo lo que Japón representa. Resulta muy difícil porque hace poco que hemos perdido a Federico Torrralba y la herida está todavía abierta.  Con su permiso, no quise ayer, ni quiero hoy, sujetar al corazón, sino dedicar mis palabras a Don Federico Torralba que, a pesar de haberse ido sigue impregnando con su espíritu emprendedor y generoso cada una de las salas de las que consta esta exposición, que os invito a visitar.

A nadie sorprenderá  saber que, muchos años antes de que se produjera la Restauración Meiji, el primer encuentro entre el arte europeo y la imaginación japonesa se produjo en pleno siglo XVI cuando San Francisco Javier mostró, como parte de su empresa religiosa, imágenes de la Virgen y el Niño que con él portaba en sus viajes. El abismo cultural, religioso y lingüístico se relajó si levemente y en los siglos XVI y XVII encontramos el arte Namban que usaba las técnicas occidentales e iconografía católica desde una perspectiva netamente japonesa, sin embargo la prohibición posterior del cristianismo puso fin casi por completo a esta escuela.

Con el embajador de Japón, Satoru Satoh

Hubo que esperar por tanto a la Restauración Meiji con su declarada ambición “ilustradora”  plasmada en el lema imperial que define la época “Civilización e Ilustración” en el sentido más amplio de la palabra “Ilustración” para que se produjera una intensa polinización cruzada entre el arte occidental y el japonés.

Dentro de esta voluntad modernizadora de la Era Meiji, los gobiernos no tardaron en darse cuenta de la capacidad de la pintura y el arte en general para actuar como elementos unificadores a la vez que propagadores de la voluntad de cambio. Y si al principio se produjo un deseo indiscriminado de imitar todo lo occidental, en seguida, la sensibilidad acumulada por una nación milenaria se puso en funcionamiento para posibilitar primero una equilibrada mezcla de tradición y modernidad en el Japón, de fecunda influencia europea con la más solida de las tradiciones para estar pronto en disposición de devolver la influencia.

Una influencia que es más que evidente en muchas obras del impresionismo, desde Cezanne, Van Gogh o Whistler hasta Debussy que compone en un despacho presidido por estampas de Hiroshige y que se hace patente en la obra de nuestro compatriota Pablo Picasso.

Hay, entre Europa y Japón un eterno y grácil bucle que esta exposición estudia y celebra, y que me alegró poder inaugurar en compañía de tantos amigos, y que sin duda es el resultado de una sinergia entre el Departamento de Educación, Universidad, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, la Universidad de Zaragoza, la Embajada de Japón y los comisarios David Almazán y Elena Barlés.

“Joaquín Costa y la modernización de España”

Asistí ayer a la presentación de un libro que ha editado el Congreso de los Diputados y que recoge las ponencias correspondientes al Congreso Nacional sobre Costa y la Modernización de España. El lugar elegido, el Colegio Joaquín Costa de Zaragoza, y que mejor tributo al ilustre aragonés, tan preocupado siempre por la educación, que un colegio.

En este emblemático lugar, junto a la Presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, pudimos contar con la presencia del Presidente de las Cortes, Don Jesús Posada. Le tenemos que agradecer que acudiera a la presentación en Zaragoza haciendo un viaje en sentido inverso al que toda la vida soñó con hacer Joaquín Costa. Ir de Zaragoza a las Cortes Españolas.  Un viaje que, por desgracia para todos, no pudo hacer nunca.

La vida del notable pensador aragonés fue recordada en este acto, y es que, a pesar de celebrar ya el centenario de su muerte, su pensamiento está de plena actualidad.

El gran proyecto político de Costa, la finalidad de su programa de gobierno, fue hacer de España una nación moderna. El Centenario de Costa nos ha dejado una enorme cantidad de documentos, de aportaciones, de ideas nuevas sobre las que trabajar.

Todas sus ideas son tenidas en cuenta por el Gobierno de Aragón, pero yo quiero recordar especialmente las referentes a educación. Desde el Departamento de Educación, Universidad, Cultura y Deporte del que soy Consejera somos conscientes de que queda un largo camino por recorrer en la educación en España. España sigue enfrentándose a problemas fundamentales, pero con el espíritu reformista de Costa y el trabajo de todos, no dudo que alcanzaremos nuestro fin.

Semana Santa 2012

El comienzo de la Semana Santa está próximo, y ya se están preparando todos los actos que acompañan a estos días tan señalados.

La Semana Santa en Aragón se vive en la calle, con procesiones y Vía Crucis, carracas y matracas, bombos y tambores, timbales y cornetas, ruidos y silencios que reviven la pasión de Cristo desde la Entrada de Jesús en Jerusalén hasta la Resurrección, como  invitación a reconciliarnos con nuestra propia esencia.

La Semana Santa aragonesa tiene el olor a incienso, el olor de las  flores que adornan los pasos y el de las luminarias  de los penitentes, tiene recogimiento y movimiento, que forma un conjunto cultural que se acompaña con una gastronomía típica.

Los actos ya están comenzando y ayer ya pude acudir a uno ellos. Tuve la oportunidad de entregar el Galardón Tercerol a Don José Sánchez Herrero,  que poco después nos deleitó con una conferencia sobre “El origen de las Cofradías de la Semana Santa en España” con el que tuvimos la oportunidad de aprender un poco más de la historia de estas, de Aragón y la de España, pues no pueden entenderse por separado.

Espero poder disfrutar de las diversas manifestaciones que podemos encontrar en nuestra Comunidad estos días y ver los pueblos y ciudades transformados.

Quisiera agradecer a la Asociación para el Estudio de la Semana Santa haberme permitido acompañarles ayer en este entrañable acto y me gustaría invitar a todos a compartir la Semana Santa en Aragón con intensidad, ilusión y devoción.

Foto de Familia con la Asociación para el Estudio de la Semana Santa

Visita recomendada: La Cartuja de Aula Dei

Estoy en mi despacho, ultimando los detalles para mi próximo viaje a Madrid donde pondré de manifiesto la situación de Aragón en materia educativa. Un buen momento para redactar un nuevo artículo para el blog. Aunque el día a día no me suele dejar mucho tiempo para la escritura de nuevos artículos, he aprendido a encontrar huecos en mi agenda que me permiten poneros al día de las actividades que llevo a cabo y los temas de más interés.

Esta mañana he podido disfrutar de un acto muy agradable, una visita para conocer de primera mano las obras de restauración de la Cartuja de Aula Dei. Las escenas de la vida de la Virgen que pintó Francisco de Goya en la iglesia de la Cartuja de Aula Dei lucen de nuevo su aspecto original. Esto ha sido posible gracias a los trabajos de restauración llevados a cabo durante casi dos años y que han finalizado.

Las pinturas murales de Goya de la Cartuja pueden visitarse gracias al acuerdo alcanzado entre el Gobierno de Aragón y la orden monástica de Aula Dei, así que os animo a visitarlas. Actualmente se pueden visitar el último sábado de cada mes, aunque en los próximos meses se ampliarán a todos los sábados. Se habilitará además un día entre semana al mes para visitas escolares. También se va a ampliar el recorrido de forma que se podrán conocer otras dependencias de la Cartuja además de su iglesia.

Este sábado tenéis la oportunidad de observar unas obras de arte que son muestra del rico patrimonio cultural del que dispone nuestra comunidad, que junto con el Mudéjar, el arte romano, el barroco… hacen de esta tierra un territorio único, que nunca deja de sorprendernos.