Un año de esfuerzo de todos y para todos

A final de año es habitual hacer balance de lo acontecido durante los doce meses de trabajo, y eso es lo que hice hace unos días y hoy, se ha publicado en Heraldo. A modo de resumen de estos meses os dejo el artículo:

Heraldo 010113

Día de la Educación Aragonesa 2012

La celebración del Día de la Educación tiene como objetivo fundamental reconocer públicamente el valor de la Educación como un pilar del estado de bienestar y distinguir y honrar a las personas y entidades que han destacado en nuestro sistema educativo.

Fue para mí un motivo de orgullo y satisfacción participar  por primera vez en este acto como Consejera de Educación, Universidad, Cultura y Deporte, una responsabilidad que asumí, y asumo,  con entrega, ilusión, motivación, decisión y vocación.

Aunque es cierto  que vivimos tiempos difíciles y que parece que las circunstancias económicas y sociales son más propicias para el pesimismo que para el optimismo, es imprescindible dejar de lamentarnos, dejar de pensar en lo que nos falta, y afrontar el futuro con valentía para realizar los cambios estructurales y organizativos que nos permitan tornar la crisis en oportunidad.

Y es una realidad, no por mas repetida menos cierta, que los cambios educativos, sobre todo aquellos que fomentan la libertan y la calidad, que favorecen el éxito académico y la permanencia en el sistema educativo de nuestros jóvenes, son fundamentales para mejorar la competitividad y el desarrollo social y económico de Aragón.

Foto con los premiados

Hemos iniciado ya un proceso de cambios. Cambios en el proceso de escolarización para ganar en libertad de elección y conciliación familiar, en programas de ayuda económica para ganar en equidad, en programas de política educativa para favorecer la igualdad de oportunidades, en las convocatorias de exámenes para favorecer y reconocer el esfuerzo…. y en esta línea seguimos avanzado de acuerdo con Plan de Medidas estratégicas que nos hemos fijado para la legislatura.

Afrontamos el futuro de la educación desde el conocimiento de nuestras debilidades y fortalezas, de nuestras amenazas y nuestras oportunidades, y desde el convencimiento de para poder llevar a la practica medidas exitosas necesitamos del máximo consenso educativo, necesitamos ser capaces de dar respuesta a las necesidades de nuestros alumnos, ofreciéndoles nuevos modelos de aprendizaje, innovando para despertar sus ganas de aprender; necesitamos superar la crisis de valores recuperando palabras como esfuerzo, responsabilidad y coherencia.

Afrontar cambios es siempre tan difícil como necesario. Difícil porque exige modificar los hábitos, replantear las acciones y por tanto redoblar lo esfuerzos, exige ser capaces de dar respuesta rápida a situaciones nuevas,  exige  tener la paciencia necesaria para esperar que los frutos germinen y crezcan a su ritmo para ver los resultados, y exige la evaluación de estos y tener la valentía de reconocer y corregir el rumbo cuando sea conveniente. Necesario porque es imprescindible adaptar la educación a la realidad de la sociedad del conocimiento y a  las nuevas demandas sociales.

En esta tarea es muy importante la sinergia de todos los implicados en el sistema educativo, desde las familias a las Administraciones, pero si algo es  fundamental es  el papel de maestros y profesores, maestras y profesoras. Estamos seguros de que contamos con todos ellos,  con su dedicación y entrega, con su entusiasmo y esfuerzo, con sus conocimientos y su afán de mejora, porque así lo evidencia su labor diaria como he comprobado en las  visitas que he hecho a muchos centros y que seguiré haciendo

En el día de la Educación galardonamos a miembros de la Comunidad Educativa, a los alumnos y alumnas que han obtenidos Premio Extraordinario de Bachillerato, y a maestros y profesores,  hombres y mujeres que viven la Educación con vocación, que saben que educar requiere comprender y ser comprendido. Respetar y ser respetado, que requiere sentirse depositario de la autoridad que nace de la confianza, el respeto y la credibilidad. Seguro que eran muchos más los que merecen ser distinguidos, pero no me cabe duda que  tanto los alumnos como  los que  recibieron la Medalla de la Educación Aragonesa, y las Cruces de José de Calasanz, se las han ganado, y que con ellos simbolizamos la admiración y el agradecimiento a toda la Comunidad Educativa.

Confío en que todos los que participaron en este acto disfrutan de él, y espero que con estas palabras poderos hacer partícipes a todos los que, de una u otra manera, os preocupáis por la educación aragonesa.